lugares de valencia que ver mercado central y la cotorra del mercat
cabecera de valenciadelcid

Mercado Central

El espacio que actualmente ocupa el Mercado Central, fue desde la primera expansión de la ciudad, el emplazamiento habitual de los mercados ambulantes. En 1839, se inaugura, en esta ubicación, un mercado descubierto, el Mercado Nuevo, el germen del actual Mercado Central. Hacia finales del siglo XIX este mercado es claramente insuficiente para la ciudad de Valencia. Por este motivo, el Ayuntamiento de Valencia convocará hasta dos concursos para la construcción del nuevo mercado.

En 1910, el Ayuntamiento de Valencia convoca un nuevo concurso, y de los seis proyectos presentados se elige el de los arquitectos Alejandro Soler March y Francisco Guardia Vial. Ambos se habían formado en la Escuela de Arquitectura de Barcelona y habían trabajado en el equipo de colaboradores de Luis Doménech Montaner, arquitecto que se caracterizó por un estilo propio dentro de las líneas del modernismo.

Los arquitectos Alejandro Soler March y Francisco Guardia Vial, a instancias de la corporación municipal, modificaron el proyecto original y el Mercado se construyó de acuerdo con el proyecto fechado en noviembre de 1914. La obra la terminaron, en 1928, los arquitectos Enrique Viedma y Ángel Romaní.

Alfonso XIII protagonizó el acto protocolario con que se iniciaron los derribos. El 24 de octubre de 1910, con una piqueta de plata dio varios golpes en el muro del número 24 de la plaza del Mercado. Finalmente, el 23 de enero de 1928, se inauguraba el actual edificio del Mercado Central de Valencia.

La espectacularidad del Mercado Central es innegable. Se trata de una de las edificaciones más atractiva y visitada de la ciudad de Valencia. Su arquitectura no rompe la estética de la plaza donde se integra a la perfección con otros dos importantes monumentos: la Lonja de la Seda y la Iglesia de los Santos Juanes. Es, indudablemente, el edificio más representativo de la Valencia que a principios del siglo XX avanza hacia el progreso tecnológico y mercantil y se siente orgullosa del potencial agrícola de su huerta. Esta apuesta por el progreso y por la producción agrícola se desprenden de la estructura modernista del mercado y de la ornamentación alegórica que observamos en su interior.

Las cúpulas, de hierro, cristal y cerámica (la central alcanza 30 metros de altura) y las veletas que las coronan: la de la cotorra y la del pez, se integran a una panorámica paisajística de torreones y campanarios eminentemente valenciana.

La distribución del interior es racionalista, de manera que los puestos se sitúan a lo largo de una serie de calles rectilíneas atravesadas por dos anchas vías. Se concibió para 959 puestos, formados en la zona general por tiendas altas cerradas para carnicería, tocinería, ultramarinos y quincalla; tiendas bajas para venta de patatas, legumbres, verduras, frutas y gallina; tiendas altas abiertas para venta de pan, volatería, carne y caza, existiendo en la pescadería tiendas altas para venta de salazones y despojos, y tiendas bajas para pescado.

Los dos pabellones que flanquean el acceso principal están construidos enteramente en ladrillo visto, con aplicaciones de piedra y de cerámica decorada; mientras que el cuerpo anexionado de Tenencia de Alcaldía sigue la construcción de influencia novecentista y queda rematado por torretas coronadas por pequeñas cúpulas semiesféricas.

La Cotorra del Mercat, es una veleta situada en lo alto del Mercado. Tristes leyendas dicen que, en los tiempos de hambrunas, los aldeanos que no tenían medios para alimentar a sus hijos los hacían mirar a la cotorra diciéndoles que se fijaran en la veleta por si se movía y éstos aprovechaban el descuido de los chavales para abandonarlos a su suerte en la capital, donde tendrían mas medios para subsistir.

También existe el chismorreo popular que empareja a la Cotorra del Mercat con el Pardalot (pajarote) de la vecina Iglesia de los Santos Juanes en un romance sin futuro posible ya que el pardalot siempre mira hacia la cotorra y la cotorra gira con el viento mirando a todos los lados para desespero de su pretendiente.

Web del Mercado Central de Valencia

(Fuente: www.mercadocentralvalencia.es)

(Fotografías: Jafo)